Sueños, sueños son... (II)

El espectáculo había terminado, la multitud pedía mas. Ignorante de todo, se saco la guitarra y bajo del escenario. Curiosamente, la gente ya se había ido.

Le resulto ilógico que haya una puesta en escena tan grande, con pantallas y luces... en el patio de su tío

La noche todavía estaba nueva, volaban papeles por sobre las azaleas, y obreros habían empezado a desarmar el entablado, cuando vio a unos amigos charlando con su hermana. Convencido que su hermana no conocía a esos amigos, se acerco.

-Ya tengo todos los datos del examen- dijo su hermana, de inmediato supo que esas hojas de papel que volaban por todos lados, eran los dichosos datos. Los amigos no decían nada, estaban parados ahí, con las manos en los bolsillos y cada tanto se miraban entre ellos.

Entonces el dijo -Bueno, vamos ahora que nos están esperando-.

Ahora es de día y caminaban por la vereda de la escuela donde el hizo el primario. Sabia que estaban charlando de alguna manera, así se sentía, pero nadie movía los labios. Su hermana ofendida dijo -Me olvide los apuntes en el recital-, eso lo enfureció. Sabia que ella algo tenia que olvidarse, era imposible que no lo haga. De todo lo que podía olvidarse, siempre dejaba atrás lo mas importante.

Discutían en la vereda mientras sus amigos seguían ahí, parados, con las manos en los bolsillos, examinando la escena, y cada tanto, mirándose entre ellos. Resolvió volver a buscar los benditos papeles.

Cuando se dio media vuelta, los amigos se asustaron y se fueron corriendo, su sombra cambio de lugar, metió la mano en un bolsillo trasero del pantalón, que por dentro era mucho mas grande de lo que parecía desde afuera. Tomo un puñado de monedas del enorme montón que allí adentro había y se dijo -Menos mal que todavía las tengo-, y las dejo caer en donde estaban. Una fuerza le impidió moverse, ahora estaba completamente solo, con un pie sobre el cordón de la vereda y el otro en la zanja seca de la calle.

Empezó a agitarse por la fuerza invisible que lo empujaba hacia arriba, como un campo electromagnético... ¡Si, eso era! ¡Un campo electromagnético!, tenia que deshacerse de la monedas. Haciendo uso de una increíble concentración, muy despacio pudo mover el brazo izquierdo. La fuerza era cada vez mas potente, lo levantaba del suelo, ya estaba casi por encima de los autos. Con el brazo apenas móvil, alcanza su celular, mal momento para recibir un mensaje, piensa.

Oprimido fuertemente por algo invisible, tratando de llevárselo hacia arriba, abre la tapa del teléfono móvil y lee el mensaje que aparece en pantalla...”DEVIL HAS YOU”

4 comentarios:

Eugenia.- dijo...

jajaja me recordo un sueño muy loco en el que caian bombas atomicas en paraguay (Se veia el hongo desde el patio de mi casa) y mi madre aparece d ela nada me mira y me dice -El fin ya coemnzo.

Me encanta recordar esas cosas :P

Thotila dijo...

JA JAAAAAAAAAAAA, ¡Ese sueño es buenisimo! "El fin ya comenzo", muy bueno. Lo raro de los sueños, es el sentimiento que tiene uno en el momento, uno toma las cosas con naturalidad aunque sea un hecho bizarro como ese.

Yo me acuerdo de un sueño que tuve a los 5 años, que me lo contagio mi hermana, muy raro.

Eugenia.- dijo...

Te lo contagio? que sueño? Ja, ahora conta :P

Sueño mucho con zombies y jodo tanto a mis conocidos que terminan soñando lo mismo. cool.

Thotila dijo...

Mas o menos parecido me paso a mi. No fue muy largo, mi hermana me habia contadoque soño con gente que entraba a casa, volando con mochilas cohete y motosierras, que venian a matar a mis padres. Me habia dicho que cortaban la puerta, la tiraban abajo y entraban volando despacito a la pieza. Esa noche yo soñe eso.