La paliza de mi vida (parte III)

“El camino del hombre recto esta por todos lados rodeado por las injusticias de los egoístas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que en nombre de la caridad y de la buena voluntad saque a los débiles del Valle de la Oscuridad por que es el autentico guardián de su hermano y el descubridor de los niños perdidos.” La biblia, libro de Ezequiel

Desperté con frío y completamente desorientado. En el momento que abrí los ojos me di cuenta que tenia la boca llena de sangre y tierra, y algunas muelas destrozadas. Tenia el cuerpo entumecido por haber estado mucho tiempo en la misma posición. ¿Que había pasado?, ¿donde estaba?.
Cuando quise escupir los pedazos de muela y la sangre, una punzada aguda me atravesó la quijada, como se me hubieran clavado un hierro atravesando la cabeza a la altura donde se junta la mandíbula con el cráneo. No pude abrir la boca por mucho tiempo.
Estaba atrás de la laguna, tirado en el piso rodeado de caca de paloma y estaba amaneciendo. Mire hacia los puestos. En la calle había una ambulancia, luces de patrulleros, y el área estaba rodeada con cintas policiales.
Fui paso a paso.
Primero me incorpore. Estando de pie, con cada latido del corazón me daba una punzada en la mandíbula, me la sujete con una mano. No podía girar la cabeza sin que me de un terrible dolor en el cuello.
Empece a caminar para salir del parque. Me di cuenta que también me dolían las rodillas, los codos y si respiraba muy profundo, me daban dolores agudos en el costado izquierdo.
Pensé que seguramente no habría ya ningún conocido en las cercanías y si lo había, ahora estaba la policía, no podía hacer nada.
Fui caminando despacio hasta la feria de las estampillas, del otro lado del parque, esperando confundirme entre los feriantes y de ahí, irme a mi casa. La sangre me había empezado a circular un poco y empece a temblar. Estaba sucio, seguramente con cara de dolor, temblando y caminando despacio... no pasaba desapercibido en ningún lado. Sentía las miradas en todos lados.
Empece a ubicarme en tiempo y espacio. Me palpe, todavía tenia mis documentos y la plata. Por lo menos no me habían afanado.
Recompuse mentalmente los hechos de la noche anterior.
Un desconocido había gritado “Muerte a los skinheads” y gran parte de los espectadores salio corriendo hacia los puestos de libreros, yo incluido.
No sabia cuantos skinheads habían, diez?, quince?, seguramente dentro de poco llegarían mas. Varios de ellos mantenían a la multitud a raya con gritos y empujones. Tres o cuatro les pegaban a dos pibes en el piso. El movimiento clásico skinhead, tirarte al piso y pisarte la cabeza.
Los dos pibes tirados daban gritos de dolor. Una botella de quilmes, media vacia o media llena, voló con fuerza y estallo contra la nuca de uno de los golpeadores. Todos los skinheads se miraron con sorpresa, mientras su compañero alcanzado por el botellazo trataba darse vuelta y mirar amenazante, pero perdía el conocimiento y se desvanecía. Cuando toco el piso, se desato el infierno.
En ese instante de duda que los skinheads se miraban, los dos flacos que estaban golpeados en el piso, salieron corriendo como pudieron y varios de los que estaban viendo la escena se adelantaron a dar pelea. Empezaron a volar baldosas, piedras, botellas, palos... en un parpadeo las cosas se empezaron a dar vuelta.
Había un odio generalizado hacia los skins, sin embargo no toda la multitud estaba en la pelea, muchos todavía estábamos mirando. Los fachos tiraban piñas y patadas para todos lados. Le pegaban a todo el mundo, mujeres, pibitos, viejos, no le importaba nada. Había uno excepcionalmente grandote y excepcionalmente bueno para pegar, que a pesar del quilombo general todavía estaba indemne. El grandote tenia que caer.
Empuje gente, pise a alguien y me acerque por la espalda del grandote. Tome impulso y le aseste una trompada de costado, golpeándole el cuello y la oreja. El hijo de puta ni se tambaleo. Se estaba dando vuelta y alguien le dio una patada en el pecho. Cayo y cinco personas empezaron a patearlo al instante.
Ahora estaba yo en el centro de la pelea, miraba para todos lados a ver como salia de ahí. A mi derecha habían un grupo de seis o siete personas pegándose entre todos, a la izquierda, dos skins espalda con espalda haciendo el aguante hasta que uno salto con un palo. Otro quiso sacarle el palo y salio golpeado. La cosa había cambiado, ya no era todos contra los skinheads, era todos contra todos. Punks, skins, metaleros, puesteros, movimientos de izquierda, todo el mundo descontrolado.
Un punk vuela por el aire y me cae encima, me caigo.
-Puta madre- fue lo único que pensé. Levante la cabeza y un skin tomando dos pasos de envión, me encaja una patada en la mandíbula y eso fue todo, las luces se apagaron.
Toda la acción habrá durado 15 o 20 segundos.

6 comentarios:

Germán dijo...

A ver, no encuentro la manera de expresar la razón de tanta violencia, me parece que superan la ideología, o bien es una mezcla explosiva de esto más las hormonas.
No se, en realidad, no se.

Thotila dijo...

Siempre hubo bronca con los skinheads. Eran (o son, hace rato que no vo uno) tipos que si te veian caminar por la calle te cagaban a patadas por tener el pelo largo, tener una remera con una banda en ingles, por parecerles amanerado o judio, por negro, morocho, indio... o solamente porque no les gustaba tu cara. No habia ni una sola persona que no hubiera sufrido el ataque de los skins, directamente o a alguien cercano, habia mucha bronca contra ellos. Hay algunos skins que hoy dia son empresarios exitosos, gente conocida que sigue siendo igual que antes, pero puertas adentro.
Que se yo...

Eugenia.- dijo...

Ah mierda, una sola vez casi me rompen la mandibula (Historia que no viene al caso) no pude masticar por varias semanas y se me rompio una muela...

Me acorde de eso, jajaja, nada que ver.

es mas que interesante ver como por culpa de unos pocos todos se cagan a patadasentre todos, me recuerda ese episodio de los simpsons donde porque no les gusto el partido de futbol destrozan todo y empiesa una pseudo batalla campal.

Mundo loco.

Saludos man!

Thotila dijo...

¿Que paso mujer? ¿como casi le rompen la mandibula?...
Cuando se pretende defender lo indefendible, no queda otra que agarrase a las trompadas. No hay idea que valga, no hay dialogo que valga.

Saludos

Bertha Von Suttner dijo...

Hace unos días hablando de la violencia en todo el mundo, de la matanza a los indios y de las conquistas de todo tipo, clase u color llegamos a la conclusión que la biblia, el libro más leído del mundo, es un gran movilizador en ese sentido. Ahí te dicen que todo el que es diferente, distinto, sobre todo si es negro, es malo, hay que eliminarlo, alejarlo. Entonces ahora entiendo que la violencia para con el otro es una conducta que viene desde tiempos muy muy primitivos.

una teoría nomás, perdón me colgué... es que esta cuestión particularmente me interesa. No lo puedo entender, me entiende?
Yo soy una pacifista! (lo que lamentablemente no es "ser civilizada" por lo que veo.

saludos ches...

PD: está usted con todos los dientes en su lugar?

Thotila dijo...

Ante todo, yo soy una persona de razones (y permitame que la llame por su nombre de soltera) sra. Bertha Sophie Felicitas (lo busque , je). La violencia es inherente al ser humano. Todos nacemos con la capacidad de ser violentos, ser pacificos y todo, las emociones no vienen despues, las tenemos de nacimiento. Lo mismo que la necesidad de mantenernos dentro de grupos o "tribus" y el deso de ser superior, individual o grupalmente.
Le presento la paradoja mas famosa "¿Hasta donde esta preparada para defender la paz?".
Entender la propia naturaleza, es no permitir que a uno lo domine. No pienso que hay que dominar absolutamente todas las emociones y los instintos con "razon", creo que hay que saber mantener un balance, para mi, todo en la vida es balance...
La biblia es mitologia y hay que tomarla como tal (no tiene nada que ver pero me gusta decirlo, je)

HOY, tengo el comedor completo, tengo una fisionomia extraña, el lugar de las muelas rotas lo ocuparon las muelas de juicio, me queda una partida, pero me voy a tener que sacar alguna otra por ahi, que se le va a hacer...

No entendi lo de "ser civilizado".


Un gran saludo y bajese el disco que esta bueno.