La paliza de mi vida (parte II)

Primera parte.


Creo que el año era 1996 o 1997. Esa misma mañana habían armado un escenario en parque Rivadavia y estaban acomodando los cables del sonido.
Nadie se preguntaba quien iba a tocar, a nadie le importaba demasiado, lo único importante era que toque alguien. Lo que iba a ser una noche alegre, con amigos, bandas y cajitas de vino se convirtió en un desborde de gente cuando circuló el rumor de que esa noche tocarían Los visitantes. Gente como yo esperaba que las hordas de fanáticos que no disfrutan de la música tanto como ver de cerca a alguien famoso, coparan el parque y se volviera todo un careteo insufrible.
Poco antes que empezara todo, se veían algunas corridas que venían de la calle Rosario. Los skinheads tenían un puesto de libros ahí cerca. Empujaban, insultaban y amenazaban a quien no cayera en los estándares de su estreches mental, pero las cosas no pasaban a mayores.
Cuando llegue yo, había terminado de tocar “Actitud Maria Marta”, me parece, no recuerdo bien. Una dirigente del partido humanista (por lo menos así lo recuerdo) empezaba a dar el discurso esperable; La policía esto, la justicia aquello. La madre de Walter Bulacio diciendo -Chicos, tengan cuidado-, cosas típicas en ese tipo de actos.
Lo que todos temíamos era la llegada de las “Madres de plaza de Mayo”. Su llegada implicaba a montones de adolescentes, mas madristas que “las madres” pretendiendo vengar la injusticia de los años de la dictadura (época que no habían vivido) en una sola noche... prepoteando con palos a cualquiera; Porque el que no estaba con ellos, era un ignorante y no tenia derechos. Afortunadamente, esa noche no fueron.
No se quien era el orador ahora, la gente aplaudía impaciente para que se sintiera satisfecho y se fuera, dejando le lugar a la próxima banda.
En la parte de los libreros, cerca de la calle Rosario, se veía un tumulto bastante grande.
La conducta de los skinheads es bastante predecible, por esa razón yo había entrado al parque por la Av. Rivadavia, paralela a Rosario. Aunque en esa época el parque no tenia rejas, siempre fue costumbre entrar al mismo atravesando los puestos de libros o la feria de las estampillas. La entrada donde ahora hay un canil, antiguamente era un pequeño lago, con una pequeña isla y algunos patos roñosos.
Una vez entre la multitud, me encontré con un amigo y la novia, el me contó que los skinheads estaban sacadisimos, bardeando mal a todo el mundo. El pelo largo y las remeras batik estaban de moda y eso ponía de mal traer a los peladitos.
Antes que terminara el discurso el bigotudo arriba del escenario, la dirigente del Partido Humanista le saca el micrófono y dice -Chicos, abracemonos todos, hay gente que quiere hacer quilombo, ¡abracemonos “para que vean” que no somos nosotros!-. En ese “para que vean”, estaba implícito “la policía”, el abrazo general, era para que la policía nos ignore a los espectadores y actué solamente sobre la gente que se estaba peleando. Como había captado el mensaje, la multitud empezó a mirar para todos lados, buscando celulares (camiones, no teléfonos), patrulleros, caballos o uniformes... pero no había nada de eso en los alrededores... ni siquiera una gorra solitaria.
Entre la gente había un murmullo de preocupación. Por supuesto, nadie iba a abrazarse, todos estaban esperando a salir corriendo para el lado contrario que viniera la policía, pero la policía nunca vino.
El murmullo se convirtió en un grito de furia, cuando un melenudo con la remera hecha jirones, salto una valla, se subió al escenario, empujo a la mujer, le arrebato el micrófono y grito con todas sus fuerzas “MUERTE A LOS SKINHEADS”

15 comentarios:

Gari Valenz dijo...

Uuuu creó ver venir un gran alboroto, tal vez sangre derramada por doquier.
Que intriga, esperemos el gran final.
y que mierda cuando se arruina un gran concierto, es detestable, por acá no se dan mucho.
saludos

Eugenia.- dijo...

Ea bardo! bardo. bien llevado el realto man, like always.

Besos.

Thotila dijo...

Bueno, estimado Gari, la verdad es que no era un "gran concierto", era uno del monton, por aquella epoca se hacian seguido, ahora no tanto.
Seeeeee Eugenia! QUILOMBO, DESCONTROL!!
je je je je je

Viejex dijo...

Ahora si... la suerte esta echada!

Thotila dijo...

NO!! la suerte esta echada (Alea jacta est) NO!! cada quien es responsable de su suerte, todos usteden echan su propia suerte, ECHEN SU SUERTE (alea jaci)

Cachai?

Saludos

Germán dijo...

Que lindo!!! No tuve oportunidad de vivir esos quilombos, ya era grandecito, los míos se dieron como unos 12 años antes, en el 82/83, con el aparato represivo intacto y la ebullición de la democracia en la facultad.
Vamos con el desenlace!!.
Saludos.

Thotila dijo...

Perdon estimado, pero los suyos eran quilombos en serio! Los mios estan poco registrados, eran mas de cabotaje.

Un saludo

Anónimo dijo...

No le voy a escapar al bulto. Interesante conocer de adentro la experiencia de multitudes de otras generaciones. Y se siente casi como estando ahí. Espero la continuación.

Thotila dijo...

¿Tia Pocha...? ¿Sos vos?.

Esta saliendo la continuacion, me estoy haciendo desear, je je je.


Saludos.

Madame Bovary dijo...

no entendí lo de los adolescentes más madristas que las madres, violentos?... no way!!

y si, se viene el estallido...

abrazo!

ah... y deje de poner esas cosas en mi blog sino quiere que se me sople al corazón, jaja.

Thotila dijo...

Upalala... a ver...
No descalifico ni reafirmo a nadie, solamente cuento mis propias vivencias y las de los que tenia al lado. En ese tipo de actos/espectaculos (que antes se hacian muchos y tenian muchisima concurrencia, ahora no tengo idea) podia o no haber quilombo, era un 50 y 50. Si iban los pibes con las banderas de las madres(madres no, a lo sumo 1 o 2) era SEGURO que habia quilombo. Asi como hay gente mas papista que el papa, hay gente mas madrista que las madres. Asi lo vivi yo. A lo mejor no se entiende lo que quiero decir, pero es un tema que da para mucho.

Temo decepcionar un poco con la proxima entrega, yo se porque lo digo.
Yo no soy buen actor, no puedo simular estados de animo, lo que le comento ahi, es la pura vrdad.

Un abrazo de vuelta.

Germán dijo...

Estimado Thotila, dos cosas, por un lado se entiende lo de los extremos, siempre se tocan.
Por el otro, volvemos a coincidir, por la Madre Facista Teresa sentimos lo mismo.
Saludos y buen fin de semana.

Thotila dijo...

Ni me la nombre a la vieja esa! La mina hacia centros de muerte, un lugar para que la gente se vaya a morir. No hacia hospitales, creo que la diferencia entre una cosa y la otra, es mucha (sumado a que detesto todo tipo de religiones). Ademas era socia financiera de la famila Dubalier ¿estamos todos locos?. Los centros de muerte en India, se pagaban con las muertes de Haiti! ¡Que mundo generoso!

Saludos esrtimado, siempre es un gusto tenerlo por aca.

Germán dijo...

Estimado, recién leo su relleno para los canelones, mire, yo le pondría un 10% de ricota en lugar de su ingrediente mágico, la ricota, seguro, no se vuelve ácida tan rápido. Saludos.

Thotila dijo...

¿Dice usted? mucho lio, no le prometo nada.
Para mi asi solo va como trompada, el tema es elegir los condimentos. Aji molido seguro, tiene que picar, si no pica cuando entra, que pique cuando sale.